preguntas sobre Conclusion Sobre El Embarazo Adolescente

conclusion sobre el embarazo adolescente

Am�rica Latina y el Caribe pertence a las regiones con superiores tasas de embarazo en la adolescencia. Las políticas públicas y las intervenciones diseñadas e implementadas para la reducción del embarazo joven han de estar apegadas a los objetivos del avance sostenible con la intención de asegurar a toda la población de cualquier grupo etario una vida sana y la promoción del confort a través de el ingreso universal a servicios de salud sexual y reproductiva y la reducción de la mortalidad materna. El embarazo adolescente es una situación que excede a las instituciones de salud con lo que se debe trabajar de manera coordinada con otras instituciones para lograr un mayor impacto en su reducción. Más allá de que las tasas de embarazo han disminuido a nivel nacional, estatal y municipal no deberíamos tener pequeñas de 10 a 14 años pasando por un embarazo a tan temprana edad. En la figura 1 destaca que un porcentaje importante de los nacimientos se presentan en mujeres jovenes de entre 15 y 19 años de edad. Igualmente, aun en el momento en que el porcentaje es bajo, se presentaron nacimientos en mujeres inferiores de 15 años en casi todos los ayuntamientos de la zona norte del estado, con excepción de Tulum. Las estadísticas presentadas por la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica reportan un descenso en la fecundidad del país, en los años 60 la tasa global de fecundidad fue de 7 hijos por mujer, en 2014 de 2.21 y para 2018 de 2.07.

Lea mas sobre aqui.

Formas De Proceder Sexuales En Adolescentes En Una Escuela Secundaria En Mérida, Yucatán, México

En México la frecuencia de embarazos no deseados entre las jovenes es muy importante. En un estudio anunciado este año por Rosa María Núñez Urquiza y sus ayudantes en la revista del Instituto Nacional de Salud Pública , realizado en un conjunto de 220 mujeres gestantes de entre 13 y 19 años en los municipios de Yecapixtla y Tlaltizapán, en Morelos, 23 por ciento declararon que su embarazo no era esperado. Además, según con Siedlecky, en varios países la tasa de nacimientos en el conjunto de 15 a 19 años medra, mientras en el de 20 a 29 años se reduce, eminentemente por la escasa atención y disponibilidad de medios anticonceptivos para las jovenes. La vida sexual de las jóvenes entre 14 y 19 años es una situación ante la que no cabe la hipocresía. La maternidad anticipada, la frecuencia de anomalías de la salud de transmisión sexual, los abortos inducidos y las muertes derivadas de embarazos no amigables son hechos ante los que no podemos cerrar los ojos.

conclusion sobre el embarazo adolescente

Los distintos enfoques coinciden en que las desigualdades sociales influyen en las vulnerabilidades y capacidades para la salud, lo mismo que en las conductas y métodos de administración relacionados con exactamente la misma. También que la exclusión es ligado de condiciones exógenas a la comunidad indígena. Hay métodos concretos de concebir el cuerpo, la sexualidad, la reproducción y la salud que, sin embargo, no deben servir a fin de que las instituciones dejen de atender estos temas con políticas y programas de atención para las ciudades específicas. Cada una de estas situaciones tiene un encontronazo distinguido para mujeres y hombres, así como para los diferentes conjuntos etarios. Las y los adolescentes indígenas, sobre todo de estratos sociales más depauperados, quienes no asisten a la escuela, no pueden entrar al sistema de salud, o quienes están en contextos de movimiento forzado o migración, combaten una sucesión de condiciones de vulnerabilidad que les imposibilitan ejercer de forma plena sus derechos humanos en general y sus derechos sexuales y reproductivos en específico.

México, Primer Lugar En Embarazos Jovenes Entre Los Países De La Ocde

conclusion sobre el embarazo adolescente

El embarazo en jovenes es construido hoy como un problema médico pública y un fenómeno social crítico por las implicaciones individuales y colectivas en el concepto concedido al embarazo a temprana edad. La frontera biológica de edad que define contemporáneamente la adolescencia como etapa del ciclo escencial y al adolescente como un humano en un estado concreto de crecimiento y avance, asimismo representa un reto permanente para su distinción como tal. En este artículo se efectúa un análisis de las tasas de embarazo en adolescentes tomando datos de todo el mundo, nacionales y regionales para contextualizar una investigación específica para el Área Metropolitana de Bucaramanga. El análisis realizado deja entablar la disparidad de mediciones entre distintas fuentes de consulta y la escasa información disponible en la ciudad. Se constata que dichos indicadores poco informan sobre esta situación (puesto que el embarazo tiende a normalizarse como interacción social en un entramado de ocasiones que viven los adolescentes), en torno a la educación, la salud, la coyuntura económica, familiar y cariñosa. En lo que se refiere a la proporción de jóvenes que han tenido relaciones sexuales según edad a la primera relación sexual, existe, según la ENJUVE 2000, una diferencia de prácticamente 9% de hombres jovenes que declararon tener una relación sexual en la adolescencia en comparación con las mujeres (25% y 18%, respectivamente). Lamentablemente, como observaremos a continuación, una gran parte de las mujeres se inician sexualmente con poco conocimiento de los métodos anticonceptivos, y más que nada la gran mayoría no utiliza ningún medio de regulación natal.

Además, no se observan cambios esenciales en la edad a la primera unión, si bien sin lugar a dudas existe un incremento de los embarazos fuera de la unión y de las mujeres que se unen estando ahora embarazadas. En el próximo apartado, se mostrará, que el embarazo temprano prosigue estando muy relacionado en México con los niveles socioeconómicos bajos. Cuando se genera un embarazo en la adolescencia, toda la familia con frecuencia debe reunirse para elegir si los progenitores tienen que sostener al bebé, poner fin al embarazo o ofrecer al bebé en adopción. Los progenitores tienen la posibilidad de estar para contribuir a guiar a los jovenes a tomar esa resolución, y toda la familia deberá combatir las consecuencias. El embarazo en la adolescencia puede ser un golpe arrollador para la vida familiar y reclamar una radical variación y cambios en su desempeño frecuente. La implantación del sistema neoliberal y el incremento de la pobreza estructural promovieron la política de la familia pequeña sobre todo a partir de dos tácticas. Por una parte, se apostó por reducir el número de embarazos y nacimientos para eludir la mortalidad materna e infantil y por otro lado, desde una perspectiva más malvada, se procuró que bajaran los escenarios de pobreza de los grupos sociales más damnificados evitando que “los pobres seguirán reproduciéndose”.

Lea mas sobre descargar-sweetselfie.com aqui.

conclusion sobre el embarazo adolescente

La Gaceta Cubana de Obstetricia y Ginecolog�a, del Instituto Nacional de Higiene y Epidemiolog�a y Microbiolog�a del departamento de Salud Escolar publica una serie de Art�culos que centran sus an�lisis en los causantes del problema en cuesti�n en los adolescentes. Adem�s de hacer una valoraci�n muy correcta de las dolencias psicosociales y biol�gicas que pueden venir asociadas a este fen�meno y hasta que punto es necesario instaurar un acompañamiento psicol�gico a las adolescentes embarazadas.

En México, el tema del embarazo adolescente se volvió uno de los temas escenciales de las políticas de población; desde diferentes perspectivas se charla sobre el volumen de población adolescente, sobre su ritmo de desarrollo y de reproducción, así como del riesgo biopsicosocial que supone la maternidad adolescente. Sin lugar a dudas todo esto es verdad, no obstante, múltiples indagaciones y políticas dirigidas a mejorar la salud reproductiva de los jovenes, se olvidan de que la maternidad temprana en nuestro país, responde a un contexto económico, social y cultural. A través de la utilización de algunas investigaciones demográficas con representatividad nacional, en este trabajo se ahonda en esta asociación. De la misma forma, se prueba que un nivel bajo de escolaridad femenino se asocia con un menor conocimiento y empleo de métodos anticonceptivos, una menor planeación de la primera relación íntima y una edad más temprana en la iniciación sexual, lo que hace que las adolescentes de estos grupos sociales sean más vulnerables al embarazo y a las enfermedades de transmisión sexual. Ciertamente, la desigualdad de género y otros aspectos socioculturales relacionados con las condiciones de desigualdad de las mujeres se agudizan en un contexto de pobreza y falta de ocasiones. Los hombres de 15 a 19 años de edad asimismo muestran una sexualidad temprana, y con edades aún inferiores que las mujeres adolescentes. Lo que llama la atención es que en la situacion masculino, la relación que se observa en las mujeres se invierte, puesto que la mayor escolaridad se relaciona con una edad menor en la primera relación sexual.

Lea mas sobre software-transporte aqui.

conclusion sobre el embarazo adolescente