¿Es normal Menstruar durante el embarazo?

¿Es normal Menstruar durante el embarazo?

Aunque este hecho parezca un contrasentido, en realidad no es tan extraño que una mujer sangre aún estando embarazada.

Ahora, es importante entender que en estos casos es impropio hablar de “menstruación” sino más bien de sangrado; ya que nada tienen que ver con el período o regla.

Para dar una respuesta clara a la pregunta, debemos primero entender las causas que suelen estar involucradas en el sangramiento de una mujer que está gestando; ya que esto determinará si es normal que sangre o no.

Por ejemplo, si una mujer sufre alguna herida cortante en sus zonas intimas, seguramente sangrará, sin importar que este embarazada.

¿Qué entendemos por menstruación?

Una vez clarificado el punto, debemos ahora definir qué se entiende por menstruación.

En su manera más simplista, podemos entender por menstruación al proceso por el cual el cuerpo de la mujer elimina de su interior los restos de un óvulo maduro no fecundado; junto a otros tejidos provenientes de la matriz.

Una vez entendido lo anterior, podemos afirmar entonces que no es posible tener la menstruación estando embarazada; ya que no existe un óvulo para desechar en el interior del organismo. Así las cosas, nos encontramos entonces con el dilema de entender el porqué algunas mujeres sangran durante el embarazo.

Existen en realidad variadas razones que pudiesen ocasionar esta afección, seguramente relacionadas con algún tipo de patología ya que no es normal que esto suceda.

Seguidamente, vamos a considerar alguna de las causas más comunes que pudiesen ocasionar sangrado en algunas mujeres durante la gestación:

1.- Sangrado en los primeros días de fecundación.

Este realmente es el más común de los casos y no obedece al sufrimiento de alguna enfermedad o malformación que motive el sangrado. La causa del mismo, si se llega a dar, es por la implantación en el útero del huevo o cigoto fecundado; una vez que este abandona las Trompas de Falopio.

Este proceso conlleva un leve desgarro natural de las paredes del útero, siendo sus restos desechados a través de la vagina. En este caso, el sangrado es leve y tiende a desaparecer en muy poco tiempo.

2.- Aborto espontáneo:

Si el embarazo es interrumpido de manera natural por alguna circunstancia, quedará evidenciado por la presencia de dolores agudos, coágulos de sangre y desechos orgánicos del producto de la fecundación.

En estos casos, el sangrado será oscuro y abundante por lo que requerirá atención médica inmediata.

3.- Embarazo Ectópico:

Esta es una anomalía en la cual el huevo o cigoto fecundado no comienza a desarrollarse en el interior de la matriz, sino que queda implantado ya sea en los ovarios, el canal cervical o inclusive en las mismas Trompas de Falopio; produciéndose un sangrado abundante.

Pasado un tiempo, este feto es eliminado de manera natural o asistida.

4.- Traumatismos leves producidos en el coito o un examen pélvico:

En estos casos pudiesen ocasionarse lesiones leves, que producirían un sangrado muy escaso y de un color claro sin olor evidente.

Si es esta la causa, el sangrado no reviste mayor complicación y suele desaparecer a las pocas horas una vez sanada la lesión.

5.- Presencia de un parto prematuro:

Si se llegan a producir contracciones y dolores pélvicos antes de la finalización del periodo de gestación, acompañado de la pérdida del líquido amniótico y la presencia de sangre; probablemente se habrá ocasionado un parto prematuro.

El sangrado en estos casos no debe parecer cosa extraña.

6.- Existencia de pólipos cervicales:

Se forman por lo general en las paredes del cuello uterino, siendo ocasionados por algún exceso de estrógeno en el organismo y se da con mayor frecuencia en mujeres de edad mediana; que probablemente hayan tenido embarazos anteriores.

En este caso, el sangrado es ocasionado por la presencia del pólipo.

7.- Infecciones urinarias o en la cavidad pélvica:

Cuando se está padeciendo de algún tipo de infección en el tracto urinario o en el canal pélvico, no es raro que las mismas vengan acompañadas de algún tipo de sangrado leve.

En todos los casos anteriormente señalados, es prudente solicitar a la brevedad la opinión médica autorizada; la cual evaluará la situación y tomará las mejores decisiones en pro de la salud de la mamá y del bebé.