5 Simples Detalles acerca de Ensayo Sobre El Embarazo En La Adolescencia

ensayo sobre el embarazo en la adolescencia

A partir de este indicio se consigue que 41.20% de los jóvenes (52.96% de los hombres y 28.37 de las mujeres) habrían usado alguna vez un método anticonceptivo . El primer indicio se proviene de las cuestiones sobre uso (alguna vez, en cualquier relación) de cada uno de los métodos anticonceptivos “¿Han utilizado… condón, condón femenino, pastillas, ritmo, retiro, óvulos o jaleas, DIU, anticonceptivos de emergencia o Norplant o inyecciones? La información obtenida deja claro que el método que más emplearon los jóvenes de esta muestra fue por mucho el condón masculino, seguido a mucha distancia por el retiro, el ritmo y las pastillas.

Lea mas sobre mantenimiento de flota aqui.

Promoción De Los Derechos Humanos De Niñas, Pequeños Y Adolescentes

Para el desarrollo del estudio se utilizaron t�cnicas emp�ricas como la entrevistas y encuestas, las que fueron aplicadas a un conjunto selectivo de especialistas en la materia en diferentes �reas de la salud, adem�s de embarazadas que asisten a las consultas de esta �rea de salud estudiada. Se pudo ver que el tema fué tratado por distintos especialistas de la salud que abordan la problem�tica desde la visión m�dica y en su car�cter macro popular y biol�gica. De gran utilidad nos resultaron los trabajos distinguidos de doctores, expertos en la materia en Cuba. De la gaceta Sexolog�a y Sociedad, publicaci�n experta en el Centro Nacional de Educaci�n Sexual. Provenir de una familia disfuncional o la deficiente comunicaci�n entre progenitores e hijos son condiciones elecciones para la ocurrencia del embarazo en la adolescencia. Por tales causas esta zona está m�s perjudicada por tal problem�tica ya que afecta una parte sensible de la juventud y que es demasiado nocivo para su salud, su avance educacional, su crecimiento personal arm�nico y la funcionabilidad de la familia como primordial c�lula de la sociedad.

Según datos oficiales, en 2013, pequeñas y jovenes de entre 10 y 19 años de edad en el país se convirtieron en mamás. Se mostró, por un lado, que el embarazo de las mujeres más jóvenes ha experimentado una disminución importante en datas recientes. Por otro lado, los resultados señalan que el embarazo adolescente en México responde primordialmente a un contexto popular. El modelo estadístico relaciona de forma directa el embarazo joven con la unión conyugal, la edad y el nivel educativo. Las elecciones de avance femenino semejan ser uno de los aspectos más esenciales relacionados con esta temática. Los estudios sobre la utilización de métodos en nuestro país han mostrado que el uso del condón puede ser asociado con relaciones sexuales ocasionales y con el tipo de mujer poco comprometida y expresiva de sus deseos que el «ideal femenino» debe eludir.

ensayo sobre el embarazo en la adolescencia

Lea mas sobre las-matematicas.com aqui.

Por el momento no tratan de oponerse tan solo por el hecho de que algo fue dicho por sus padres, sino reflexionan sobre dichas visualizaciones. Todavía se necesitarán cerca de dos años más, tras iniciada la pubertad, a fin de que el eje hormonal se estabilice. En tanto que la pubertad es un acontecimiento biológico, la adolescencia es esencialmente un fenómeno psicosocial. La pubertad actúa como resultado de una secuencia de mensajes provenientes del hipotálamo, liderados hacia la hipófisis “directora y organizadora” de todas las glándulas de secreción interna, mediante las hormonas. Podríamos decir que el hipotálamo es el reloj de adentro de cada sujeto que “activa” toda una secuencia de funciones que se encontraban inhibidas. Muy pronto aparecerá la primera regla y la primera eyaculación que capacitan para la reproducción. Estos son temas de interés, curiosidad y preocupación por lo que es requisito elaborar a los inferiores oportuna y apropiadamente.

Las pequeñas, pequeños y jovenes, constituyen la tercera parte de la población nacional; a pesar de ello el acceso y ejercicio de sus derechos se ve con limite por una visión popular que los concibe como “objetos de protección”, excluyéndolos de la participación y toma de decisiones sobre su vida e inclusive justificando la crueldad que se ejercita en contra suya. Si equiparamos el saber de los diferentes métodos anticonceptivos entre las mujeres de 15 a 19 años de edad que tuvieron relaciones íntimas y aquellas que todavía no comienzan su vida sexual, es sorprendente que hay todavía hoy día falta de conocimiento del condón entre aquellas mujeres que ya comenzaron su historia sexual, mayor aún, que el de las que jamás se han iniciado sexualmente (36.7% versus 26.5%) (véase cuadro 8). Esto está probablemente muy ligado al hecho de que muchas mujeres jóvenes que comienzan su vida sexual en una edad temprana provienen de contextos socioeconómicos bajos. Entre los jovenes varones, por el contrario, hay mucho mayor conocimiento del condón. En esta etapa de la vida erótica tienen la posibilidad de presentarse las disfunciones sexuales o disfunciones de la vida erótica, esto es, inconvenientes relacionados con el deseo sexual, con la capacidad para excitarse y tener clímax, dolor en las relaciones íntimas, imposibilidad de relajar la vagina para permitir una penetración o angustia extrema que hace difícil el intento de la relación sexual. Si bien no siempre sucede de este modo, la mayor parte de estos inconvenientes en los primeros años de la adultez tienen que ver más con factores psicológicos y de estudio que con deficiencias fisiológicas o alteraciones anatómicas.

Antes de los siete años, es común observar menores tocando sus genitales en lugares públicos, en su casa o en la escuela. Cerca de un cuarto de otros menores tocan sus genitales abiertamente (Méndez, 1994). Pueden estimar tocar el cuerpo de otros niños, animales y mayores y cerca de la mitad tienen juegos sexuales con fines agradables y de descubrimiento con otros menores, asimismo consiguen gozar al exhibir su cuerpo y ver el de los otros, y al querer besar a sus compañeros y compañeras indiferentemente. Después de los siete años la conducta autoerótica (masturbación) tiende a ser privada y acrecentar en frecuencia. Algunas investigaciones reportan que cerca de tres cuartos de inferiores de 15 años han tocado sus genitales . No en todos los casos el o la menor convive con los dos progenitores en tanto que hay muchos tipos de familias, sin embargo, en todas y cada una de o en el medio circundante acostumbra haber modelos masculinos y femeninos que los pequeños y las niñas pueden ver e imitar. De manera que las expresiones de esta pertenencia serán más visibles, los menores buscarán hacer ocupaciones, usar juguetes y formas de expresarse según lo esperado por la sociedad, primordialmente por la influencia de los padres.

Los hombres acostumbran a tener su primera eyaculación en los “sueños o emisiones nocturnas” o mediante el autoerotismo. Cuando carecen de información adecuada, ciertos viven con preocupación qué llevar a cabo, incluso con las sábanas húmedas ya que los demás tienen la posibilidad de pensar que se han orinado o que algo nocivo ha sucedido a su cuerpo. Por su lado, para las mujeres se generó durante los años una secuencia de fallos de información sobre qué hacer cuando se menstrúa, en el momento en que existe temor al dolor anticipadamente, al pensar vivir una sorpresa demasiado desagradable ante el primer sangrado, limitan sus actividades, se temen que otros se den cuenta y desconocen los hábitos higiénicos a continuar si no recibieron una educación oportuna. Los cambios anatómicos y fisiológicos que definen a la pubertad son la pauta para la madurez del sistema reproductivo. En promedio, las mujeres tienen su primera regla a los doce años y los hombres su primera eyaculación a los trece años y medio, si bien puede existir una variación individual de tres años de sobra o de menos y excepciones. Aún hoy en día hay menores que desconocen que van a vivir este proceso y algunos experimentan con angustia la viable llegada de este instante. Nuevos análisis (Mexfam, et al., 1999) detallan que cerca de una tercer parte de los púberes ignoran que el inicio de la menstruación indica la capacidad para reproducirse y cerca de la mitad ignora que la primera eyaculación significa la capacidad de embarazar.

ensayo sobre el embarazo en la adolescencia

Lea mas sobre software-recupero-crediti aqui.

ensayo sobre el embarazo en la adolescencia