7 Trucos para concebir a Corto plazo

7 Trucos para concebir a Corto plazo

Quizás la meta más común que la mayoría de las mujeres nos planteamos y queremos poner en práctica en algún momento, es la de tener un bebé al cual brindar todo nuestro cariño y amor maternal.

A pesar de que tenemos la tendencia a pensar que la realización de tal sueño es cosa sencilla de lograr; alcanzarlo en realidad resulta a veces más difícil de lo que en un momento pudiese pensarse.

Este hecho es derivado de que existen diversas circunstancias que son muy particulares en cada mujer, las cuales afectan de una manera u otra el proceso de concebir.

Desde la predisposición genética que se pueda tener, hasta algún tipo de disfuncionalidad orgánica que pueda estar presente en un momento determinado; cuentan a la hora de lograr un embarazo.

Sin embargo, la sabia naturaleza brinda alternativas que facilitan de alguna manera la concepción; las cuales podemos poner en práctica si hemos decidido tener un bebé. Además, la sabiduría popular nos brinda también unos consejos para que logremos alcanzar el tan anhelado sueño.

Seguidamente, encontrarás 7 sencillos trucos que pueden ayudarte a la hora de concebir. Recuerda sin embargo que siempre resulta prudente consultar a tu médico, el cual seguramente te indicará qué es lo mejor para ti; para que lleves a cabo con éxito tu meta de embarazarte.

1.- Conoce a profundidad cuál es tu ciclo menstrual:

La mujer sólo es fértil en algunos días de su periodo menstrual, por lo que se hace determinante conocer cuáles son esos días.

Por lo general, el ciclo menstrual tiene un periodo de duración que ronda entre los 28 o 30 días y estadísticamente se ha demostrado que los días de fertilidad; se ubican precisamente a la mitad del mencionado ciclo.

2.- Aprende a conocer los síntomas que te indican que estás ovulando:

Los días de la fertilidad coinciden con los de la ovulación, por lo que es muy importante que aprendas a identificar los síntomas cuando esto está sucediendo. Por lo general, son los siguientes:

  1. Dolor leve que suele presentarse en los ovarios.
  2. Aumento significativo de la presencia del llamado “moco cervical”.
  3. Sensación de aumento del volumen de los pechos.

3.- Modera la frecuencia con que tienes relaciones:

En este caso, aunque la lógica pareciera indicar lo contrario, no es prudente mantener relaciones con demasiada frecuencia.

Esto es debido a que la concentración de espermatozoides disminuye con cada eyaculación, lo que produce que las posibilidades de quedar embarazada sean menores.

4.- La posición a la hora de tener relaciones importa:

Aunque alguna posición en particular pueda parecerle a una pareja más placentera que otra, a la hora de procurar un embarazo hay ciertos factores que inciden en su efectividad.

Por esta razón, es que la clásica posición del “misionero” ha sido la que mejores resultados ha brindado; sencillamente porque con ella se logra una penetración más profunda lo que favorece la concepción.

5.-Efectua una higiene íntima de forma correcta:

Procura efectuarla con un jabón o champú con PH “neutro”, que no debilite la flora vaginal, ya que esta es determinante para la supervivencia de los espermatozoides.

También es importante esperar un tiempo razonable antes de asearse después de haber mantenido relaciones, procurando evitar lavados profundos dentro de la vagina.

6.- Evita fumar o excederte en el consumo del alcohol:

Ya es hora de que empieces a cuidarte y a cuidar al fruto de la concepción.

El consumo de tabaco, alcohol y otro tipo de drogas pueden incidir negativamente en los procesos ovulatorios; además de resultar definitivamente contra producentes a la hora de un embarazo.

7.- Maneja con cuidado la ansiedad:

Los cuadros ansiosos alteran considerablemente el ciclo menstrual. Si ya decidiste tener un bebé, tómatelo con calma y enfócate en los aspectos cotidianos del día a día; dejando que todo fluya con naturalidad hasta que se produzca el tan ansiado embarazo.

Recuerda que lo más importante para llevar a cabo una fecundación exitosa, es el amor y la compenetración que tengas con tu pareja.

Estos dos factores emocionales abonan el camino para una rápida y eficaz concepción, además de dar las condiciones ideales de amor y calor de hogar para cuando nazca el bebé.