Complicaciones del embarazo precoz

Complicaciones del embarazo precoz

El embarazo precoz es un problema de salud pública muy representativo de Brasil pero también está presente otros países, ya sean desarrollados o en vías de desarrollo. En Brasil, una de cada cuatro mujeres que dan a luz en maternidades son menores de 20 años de edad. Estas chicas están en pleno proceso de transformación y, al mismo tiempo, a punto de convertirse en madres. Es un momento muy delicado para estos adolescentes, que genera el miedo, la angustia, la soledad y el rechazo. Por eso, vamos a hablar sobre las complicaciones del embarazo precoz para aclarar ciertos términos.

La escuela, a menudo, no tiene la infraestructura adecuada para dar cabida a una adolescente embarazada. El resultado es que la chica acaba abandonando sus estudios durante el embarazo, o después del nacimiento del niño, suponiendo esto consecuencias muy graves para su futuro profesional.

Complicaciones del embarazo precoz: el ansia de abortar

Los problemas asociados con la mujer embarazada adolescente tienen mucho que ver, en la mayoría de los casos, con embarazos no deseados que las afectadas rechazan e intentan por todos los medios buscar el aborto. Debido a la ilegalidad del aborto en Brasil y en muchos otros países, las adolescentes se ven obligadas a utilizar medios clandestinos, con el riesgo importante de complicaciones asociadas que conlleva. Estos riesgos aumentan en proporción a la demora en la realización del aborto, una situación que a menudo termina sucediendo.

Embarazo y parto

Después de la etapa de aborto, el embarazo y el parto representan los siguientes riesgos principales. Para la adolescente que no ha completado su propio crecimiento, las necesidades nutricionales del feto pueden dañar a su propio estado nutricional. Si el cuerpo de la adolescente es pequeño, también puede haber dificultades para extraer el feto durante el parto.

Psicológicamente, la madre adolescente no puede tener suficiente madurez emocional para asumir este papel, reflejando mayores tasas de mortalidad infantil. El bienestar del niño está estrechamente vinculado a las condiciones de la madre durante el transcurso del embarazo y el parto, siendo muy importantes las condiciones psicológicas y emocionales.

Las peores complicaciones del parto tienden a involucrar a las niñas menores de 15 años, y es aún peor en niñas menores de 13 años. La madre adolescente tiene mayor morbilidad y mortalidad por complicaciones del embarazo, parto y posparto. La tasa de mortalidad es dos veces mayor que entre las mujeres embarazadas adultas. La incidencia de niños nacidos de madres adolescentes con bajo peso es el doble que en los recién nacidos de madres adultas, y la tasa de mortalidad neonatal es 3 veces mayor.

Entre los adolescentes de 17 años o menos, el 14% de los nacimientos son prematuros, mientras que entre las mujeres de 25 a 29 años es del 6%. La madre adolescente también presenta más a menudo síntomas depresivos posparto.

Conclusiones

En definitiva, las complicaciones del embarazo precoz más representativas son las siguientes:

  • Hipertensión
  • Mayor tasa de partos por cesárea
  • Laceraciones perineales que afectan a la vagina y el ano
  • La ruptura prematura de membranas (ruptura prematura de la bolsa)
  • La prematuridad fetal
  • La anemia materna
  • Infecciones urogenitales (infecciones del tracto urinario, flujo vaginal)
  • Aborto
  • Bajo peso del niño al nacer
  • Malformaciones fetales
  • La asfixia perinatal (falta de oxígeno durante el parto)
  • La ictericia neonatal (color amarillo)

La información técnica es importante y debe seguir siendo ofrecida a los niños que están entrando en la adolescencia y la juventud. Los programas de educación sexual transmitidas por las escuelas están cumpliendo su papel clave, ya que permiten el diálogo y la circulación de información sobre sexualidad.

Las campañas en los medios y la publicidad también han abordado esta cuestión con frecuencia, especialmente dirigiendo la mirada hacia la prevención de enfermedades de transmisión sexual como el SIDA.

La superación de las dificultades de comunicación y el diálogo entre padres e hijos puede ayudar mucho a reducir la incidencia de embarazos precoces no deseados entre adolescentes. Hablar y orientar no sólo acerca de la reproducción y la sexualidad humana, sino también en valores como el amor, la amistad, el amor, la intimidad y el respeto por el cuerpo y la vida, permiten que se sientan más preparados para asumir las alegrías y responsabilidades de sexo. De esta forma, podremos evitar las complicaciones del embarazo precoz.